Dirección

El llamado...

"Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos inconmensurablemente poderosos. Lo que nos asusta es nuestra luz, no nuestra oscuridad. Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, encantador, talentoso y fabuloso? En realidad, ¿quién eres para no serlo? Eres una criatura de Dios.

Jugar a ser insignificante no le sirve al mundo. No hay nada inspirador en encogerse para que los demás no se sientan inseguros a tu alrededor.

Hemos nacido para dejar de manifiesto la gloria de Dios que hay dentro de nosotros. Que no está sólo en algunos, sino en cada uno de nosotros.

Y, al dejar que nuestra propia luz brille, inconscientemente le damos permiso a otros para que hagan lo mismo. Al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia, automáticamente, libera a otros". Nelson Mandela. 1994.

Mandela es uno de los últimos líderes transformadores de la sociedad del siglo XX, se caracterizó por poner los intereses de su sociedad por sobre los suyos propios… sacrificó más de 20 años de su vida por una causa: reconocer la igualdad de todos los seres humanos.

Muchas veces surge la reflexión de que vivimos una sociedad esquizofrénica, donde "alguien vive la totalidad de su experiencia dividido de dos formas principales:

En primer lugar… una brecha en su relación con su mundo y en segundo lugar hay una rotura en su relación consigo mismo. Tal persona no es capaz de experimentarse a sí misma "junto con" otras o "como en su casa" en el mundo, sino que, por el contrario, se experimenta a sí misma en una desesperante soledad…". Alienado, es decir ajeno a los demás, pero y por sobre todo alienado de sí mismo, y por lo tanto de su propia vitalidad, ajeno al sentido de su vida… viviendo a medias.

¿Qué hubiese sucedido si un hombre cómo Mandela, una mujer como Santa Luisa, un hombre como San Vicente, hubiesen vivido alienados de su realidad… que hubiese pasado si ellos y otros más, en definitiva, no hubiesen amado y no se hubiesen propuesto transformar, su historia, la historia que les tocó vivir… eso nunca lo sabremos, porque eso nunca pasó.
Lo que sí sabemos, porque sí pasó y con certeza, es que se atrevieron a cambiar el mundo… hicieron una opción… Amar… de cuerpo y espíritu… ejercitaron el amor, el respeto merecido, el perdón, la gratitud…

¿Qué tenemos que esperar para cambiar el mundo?, ¿qué estén todos los astros alineados?… ¿haber sido criado en cuna de oro?… ¿no haber sufrido nunca?… ¿no tener problemas? No, eso es mezquino… lo único que requerimos es Amar… al modo de Jesús, confiar en ti mismo, confiar en los demás… Amar con Mayúscula.

Amar Implica cuidar, conocer, responder, afirmar, gozar de una persona, de un árbol, de una pintura, de una idea. Significa dar vida, aumentar su vitalidad. Es un proceso que se desarrolla y se intensifica a sí mismo.

Hoy les voy a pedir algo:

Sí, vence tus miedos, lucha por cambiar tu historia (ya ves, un solo hombre cambio la historia de un continente, e influyo sobre toda la humanidad), Dijo Mandela: " Hemos nacido para dejar de manifiesto la gloria de Dios que hay dentro de nosotros.
Sí, se optimista, siempre tendrás la posibilidad de influir positivamente sobre alguien: Recuerda… ¿quién eres para ser brillante, encantador, talentoso y fabuloso? Eres una criatura de Dios

Sí, Encuentra el sentido de vida…

No hay nada inspirador en encogerse, no hay nada inspirador en ser egoísta, en esperar lo mínimo, en pedir lo mínimo, en dar lo mínimo… pensar sólo en mí, en mis intereses, en mis gustos, en mi mundito… construir un mundo a mi medida…

Tienes la libertad de ser tú verdadero Ser, aquí y ahora,

Tienes que comprender que una gaviota es una idea ilimitada de libertad, una imagen de la Gran Gaviota…

San Vicente decía: el bien hacerlo bien.

Como esto se trata de amar: … Que en el amor a Jesús en el pobre nadie les lleve ventaja jamás.

Buena travesía… estás aprendiendo a volar… Continúa trabajando en el Amor


Con afecto

Juan Agustín Crovetto
Director Colegio Regina Mundi.

Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl
fonos: 222213127 - 222946496
Los Evangelistas 3990 - Macul
reginamundi@revic.org